¿Qué debo cuidar de mi bicicleta?

Usar la bicicleta sirve para ejercitarse, salir a pasear, y en general para movilizarse a cualquier sitio que desee, sin mayor contratiempo.

Para garantizar que la bici siempre se encuentre lista para utilizarla sin preocupación de que pueda ocurrir algún desperfecto en el camino, es importante realizar un cuidado y mantenimiento regular.

Bicicleta
Montando Bicicleta

Al igual que un vehículo, moto, o cualquier otra posesión, necesita cuidado, y a veces esta realidad suele pasarse por alto. Eso es un grave error. Hay que ponerle la importancia necesaria para que este equipo siempre funcione de manera óptima.

Mantener la bici en un buen estado es sencillo, solamente hay que seguir una serie de recomendaciones para evitar problemas. Como es bien sabido, es mejor prevenir que lamentar.

Así que, toma nota de las cosas a las que hay que tenerle sumo cuidado con una bicicleta, que especificaremos a continuación.

Los frenos

Una de las cosas más básicas que deben cuidarse de una bici son los frenos, esos que le ayudarán a detenerse o bajar la velocidad cuando sea necesario. Si es representante de un niño, pues también debe procurar que los chicos estén seguros al momento de utilizar una unidad de dos ruedas.

Si los frenos se endurecen, esto limitará la acción que ejercen sobre las ruedas, lo que podría dar paso a un accidente.

Para verificar que todo esté en orden, proceda a voltear la bicicleta sobre el manillar, y verifique que las ruedas se muevan con normalidad.

Presión de las ruedas

Esto es un tema muy importante. Tenga en cuenta que cada fabricante tiene un nivel recomendado de aire en las llantas. Verifique que la bici tenga las libras de fuerza por pulgada cuadrada (PSI) adecuada, dependiendo si es de ruta, híbrida o montañera.

Siempre debe asegurarse que las ruedas estén infladas de la manera correcta. De esa forma, se garantizará que tengan mayor durabilidad y seguridad al andar.

Limpieza

La limpieza de una bici es muy importante, para prevenir que se desgaste y oxide con el paso del tiempo. Se recomienda limpiarla, de vez en cuando, con un poco de agua tibia y jabón.

Si quiere dejarla aún mejor, se aconseja hacer uso de una manguera de baja presión, con el objetivo de eliminar el polvo que se introduce en todos los rincones de la máquina.

Si lo desea, puede pasarle un poco de cera para automóviles, para que quede completamente brillante y reluciente.

La cadena

Lubricar la cadena de la bici es algo que no debe hacerse únicamente cuando se acuerde. No. Es algo que debería llevar a cabo una vez regrese a casa luego de utilizar la unidad de dos ruedas.

De esta forma, garantizará a que la bicicleta se mantenga como recién comprada, y tenga un óptimo rendimiento.

Para llevar a cabo este procedimiento, lo ideal es colocar un poco de aceite lubricante en la cadena, y esparcirlo mediante un trapo, a fin de garantizar que todos los dientes queden completamente lubricados.

Los expertos consideran que es más apropiado emplear lubricantes livianos, y no aquellos hechos a base de grasas pesadas. Esto debido a que los segundos pueden crear una capa pegajosa, que afecta la calidad de la transmisión.

Los cambios

Si cuenta con una bicicleta montañera, el mantenimiento también debe incluir los cables y cambios, que son aquellos elementos que controlan la fuerza de los pedales y las cadenas.

Se aconseja que cada vez que regrese a su hogar luego de un paseo en bici, revise que los cables no se encuentren muy ajustados, ni que la cadena se encuentre suelta.

Así mismo, conviene verificar el ajuste de los cables, descarriladores, manubrio, frenos, potencia, pedales y las ruedas.

Poste

Un poste de asiento pegado puede llevar a una gran frustración y enfado, así que siempre debe tener cuidado en que esto no ocurra.

Para prevenirlo, se recomienda, de vez en cuando, retirar el poste y limpiarlo de manera incisiva con un trapo. Se puede echar un poco de agua con jabón, y posteriormente secarlo por completo con un trapo seco.

Posteriormente, procure limpiar el interior del tubo del asiento. Para ello, coloque un poco de grasa en el interior (a menos que la bici sea plegable, en ese caso, no se aconseja utilizar grasa). Solo necesita limpiar de forma adecuada el interior del tubo y el poste del asiento, y finalmente, ajuste el asiento a la altura preferida.

Almacenamiento

La bici no debe dejarse colocada en cualquier parte. Para garantizar que se mantenga en buen estado, debe almacenarla correctamente.

Se aconseja que no sea un sitio húmedo, puesto esto podría ocasionar una oxidación y corrosión, especialmente en las zonas metálicas, como el marco de la bicicleta.

Igualmente, se recomienda guardarla en un lugar que no tenga polvo, y si es posible cubrirla cuando no la vaya a utilizar, para prevenir que se ensucie con cualquier elemento.

Cuando vaya a dejarla en la intemperie, ya sea de manera momentánea o extendida, lo idea es cubrirla con un material plástico. Es importante resaltar que el agua o la humedad pueden causar daños en la bicicleta.

Conclusiones

Como se habrá podido dar cuenta, son consejos sumamente sencillos para mantener su bicicleta, los cuales puede realizar usted mismo sin necesidad de tener que acudir a un taller o solicitar los servicios de un profesional.

Procure siempre emplear productos biodegradables y ecológicos cuando vaya a llevar a cabo el mantenimiento de su bici, de manera que ayudará a proteger el medio ambiente.

Cada ciclista está en la posibilidad de mantener su unidad o la de su representado en un estado adecuado, a fin de que pueda concentrarse en manejar, y no estar pensando en que pueda presentarse alguna falla en cualquier momento. Si bien es cierto que estos cuidados requieren tiempo, debe tomar en cuenta que más valiosa es la seguridad. En caso de que no pueda realizar estos procesos por sí solo, es conveniente que la lleve con un mecánico de manera regular, especialmente si utiliza la bici con mucha frecuencia.

Deja un comentario