Consejos para elegir mi primera bicicleta

Desde niños, una de las actividades que por tradición nos inculcan es el manejo de la bicicleta. Esta práctica que “nunca se olvida”, nos sumerge en el apasionante mundo del ciclismo, encontrando en el mercado una numerosa variedad de modelos, marcas y tamaños para escoger.

Aparentemente, podríamos decir que su elección radicaría en simplemente la estética de la bicicleta y qué tanto se parezca a nosotros; sin embargo, estamos muy alejados de este pensamiento. Cada modelo corresponde para un fin, y decidir cuál será su uso será el punto de partida para iniciar la búsqueda y finalmente su adquisición.

¿Qué debemos saber primero?

Cuando tomas la decisión de comprar tu primera bicicleta, debes meditar cuáles son los motivos que te mueven a llevar a casa este transporte de dos ruedas. Ya sea que te estás iniciando en el ciclismo de montaña o simplemente para trasladarte de un punto a otro debes tener muy claro para qué lo quieres y cuál es el uso frecuente que le darás.

Seguidamente, si no eres un amante del ciclismo y apenas te vas a iniciar en esta disciplina y te inclinas por el ciclismo de montaña, debes informarte que existen aproximadamente 12 modalidades de esta área, siendo una de las más comunes el Cross Country, teniendo un modelo de bicicleta específico para ello.

En este sentido, te hablaremos de las características básicas para la elección de tu primera bicicleta y haremos un repaso de los modelos más comunes para que si aún no sabes cuál va a ser su uso, te puedas inclinar por alguna de ellas.

Tips en la estructura que debes conocer

Algunos de los errores comunes que se cometen a la hora de comprar una bicicleta corresponden a la altura del cuadro que debemos escoger. Esto nos ayudará a evitar posturas incómodas y hasta lesiones.

Sobre el cuadro

Existe una fórmula específica para saber cuál es la talla idónea del cuadro – que en la tienda te pueden proporcionar-, pero para evitarte confusiones, te haremos una acotación sencilla y práctica.

Pasando una pierna sobre la bicicleta deberás pararte en tus dos pies sobre el suelo. Lo ideal es que entre el poste y el cuerpo exista una distancia de 2,5 cms para las bicicletas de ruta y aproximadamente unos 5 cms en las de montaña.

Respecto a los frenos

Es importante conocer es el sistema de frenado. Si tu elección es una bicicleta de montaña, debes tener muy en cuenta este aspecto, por el uso que le darás a la misma.

Existen frenos v-brake y de disco. Los primeros, por costo vienen por defecto en las bicicletas de montaña, y son aquellos que para frenar debes hacer uso de un poco de fuerza para hacerlo. Presenta  una desventaja en  bajadas o caminos enlodados, ya que su eficacia se ve disminuida.

En cuanto a los frenos por discos, existe una gama de ellos bien sea hidráulica o mecánica que tienen características básicas y avanzadas según lo que se busque. Lo ideal es elegir frenos de disco hidráulicos, que proporcionarán una excelente parada o disminución de velocidad sin necesidad de hacer tanta presión en las palancas.

Elige la suspensión

La suspensión es otro punto a considerar. Las hay de resorte y de aire, y su función es amortiguar en la ruta y absorber los impactos.

Las suspensiones de resorte están compuestas interiormente por un espiral que las hace trabajar. Solo tiene en su maniobrabilidad, un botón que les permite bloquear o abrir el sistema.

Mientras que las suspensiones de aire, poseen una configuración más específica que corresponde a los tipos de manejo que se deseen realizar además del bloque y liberación del sistema de suspensión.

Tipos de bicicleta

Hay muchísimos tipos de bicicletas en el mercado, por ello te haremos un resumen con las más comunes.

En este recuento iniciamos con la popular bicicleta montañera –llamada MTB o de montaña- está diseñada para una alta resistencia, por ser recomendado su uso en caminos rústicos, accidentados y de acumulación de tierra.

Sus ruedas, son anchas y con dibujos diseñados para mejorar la tracción en áreas de terreno suelto, el volante generalmente es recto o de doble altura; posee un rango de velocidades variadas, sin embargo tiende a las más lentas, por las condiciones de suelo a la cual se deben enfrentar.

En cuanto a su suspensión, variará según el tipo de MTB a practicar (Cross country, Enduro, Downhill, Freeride, entre otros) y podrá ser rígida –sin suspensión- delantera –hardtail- o doble –full suspensión-, siendo este último punto, un elemento que eleva su costo.

Si la idea es cruzar el pavimento, la bicicleta ideal sería la  de ruta, de composición ligera, está diseñada con llantas grandes, delgadas y dibujos más lisos, con un tipo de manubrio llamado drop bar (volante con asas curvas), que permite posicionar las manos en diferentes puntos, haciendo una postura aerodinámica, aunque no es limitativo.

Tiende a rangos de velocidad altos, ya que es su función principal, más allá de la comodidad que se desee buscar.

Ahora si la idea es hacer montaña y ruta, existen las bicicletas híbridas que combinan lo mejor de estos dos mundos. Sirven para pavimentos y terrenos rústicos con manubrios que permiten una posición del cuerpo relajado, con cuadros cuya geometría es de alta resistencia y se adaptan a los requerimientos del ciclista.

Si nos referimos a su diseño, pueden tender a parecerse a las de montaña o las de ruta, dependiendo del fabricante, sin embargo tienden a ser livianas.

Hay diferentes clases de bicicletas por nombrar, lo que se debe definir es el dinero disponible y para qué se quiere. Incluso puedes armarte tu bicicleta, con ayuda de un asesor.

Recuerda, no gastarte solo el dinero en la bicicleta, guarda un poco para los accesorios como casco y una cadena con candado. Lo bueno de las bicicletas es que las puedes ir acondicionando y cambiando partes, para adaptarlas a tu medida y así, prever una larga duración de la misma.

Deja un comentario