¿Cómo limpiar y engrasar mi bici?

El cuidado y limpieza de todo tipo de vehículo es indispensable para que se mantenga en buen estado, y en este caso, las bicicletas no escapan del proceso de  mantenimiento, ellas también requieren de una rutina de lavado minucioso para evitar daños en la estructura. 

Y es que no solamente se trata de agua y jabón, una bici también necesita de un cuidado más profundo si se quiere prolongar su vida útil. Hay que engrasarla, limpiar la cadena, lavar los piñones, entre otras cosas.

Sin embargo, para realizar todo esto son necesarios varios implementos, haz que tu vehículo de dos ruedas quede como nuevo con estas sugerencias de limpieza que a continuación se mencionan.  

Herramientas y usos en el proceso de limpieza

Antes de iniciar con este trabajo debes tener en cuenta que consta de dos pasos, el primero será la limpieza en general para quitar el barro y la suciedad adherida. El segundo paso será el proceso de engrasado. Para la limpieza general necesitarás:

  1. Recipiente con agua: El agua debe estar limpia esto ayudará a despegar lo sucio 
  2. Producto de limpieza: Estos productos pueden ser jabón, un detergente o desinfectante, usa el de tu preferencia. Todos tiene las misma función limpiar por completo la bici. Antes de usarlos, chequea que no tengan componentes agresivos que puedan dañar la pintura y estructura de aluminio.
  3. Esponjas: Utiliza esponjas especiales para limpiar bicicletas, por lo general suelen venderlas en tiendas específicas. Deben ser suaves y de un material amigable para la estructura de metal. 
  4. Trapos: Puedes usar trapos viejos, especialmente los de algodón ya que absorben mejor el agua y la bici quedará seca y sin humedad.
  5. Guantes de goma: Es muy importante el uso de los guantes en el proceso de limpieza, ellos protegerán tu piel de los agentes nocivos que vienen en los productos de aseo.   
  6. Cepillos de lavado: Usa un cepillo con cerdas fuertes, esto permitirá quitar la suciedad pegada y llegar a los sitios de difícil acceso de tu bici.  Incluso puedes usar un cepillo de dientes viejo, son una buena opción para esta rutina.
  7. Desengrasante: Un buen desengrasante será indispensable para eliminar la grasa de la cadena y del sistema de transmisión. Adquiérelo en tiendas especializadas.
  8. Cera lubricante: Hoy en día hay quienes prefieren utilizar cera lubricante en vez de aceite. Las ventajas son múltiples. 
  9. Aceite lubricante: Es recomendable el uso de aceite lubricante exclusivamente para bicicleta, éstos vienen en presentaciones de spray y líquido, ambas opciones son excelentes. Aplícala en la transmisión y en la cadena cuando todo esté completamente limpio y seco.
  10. Soporte o caballete: Puedes conseguir una base para colocar la bici, de esta manera no tendrás que cargar con el peso. Es la manera más fácil y cómoda de realizar una limpieza completa.

  Básicamente estos son los materiales que debes tener para el lavado y engrase de tu bicicleta, también puedes incluir otros de tu preferencia que actualmente ofrece el mercado. Lo importante es que sean de calidad y no perjudiquen el velocípedo.

Pasos para la limpieza

Ahora bien, una vez se tengan todos los implementos de limpieza y mantenimiento, se procede a tratar cada uno de los componentes de la bici. 

  1. Limpiar la cadena: La cadena forma parte de la transmisión y es la más importante. Lo primero que se debe hacer y con mucho cuidado, es lavarla con agua caliente para despegar la grasa incrustada, para eso usa un cepillo de cerdas fuertes.
  2. Limpia el desviador y los platos: Una vez lista la limpieza de la cadena, se prosigue con el desviador y los platos,aplica el cepillo sobre ellos de  manera unificada y chequea que queden impecables, por lo general esta parte de la bicicleta suele acumular mucha suciedad.
  3. Limpia el piñón trasero y las roldanas: No olvides limpiar tambiéncon un cepillo los piñones traseros de la bicicleta. Frota vigorosamente, quitando al máximo todo rastro de suciedad manteniendo el cepillo con abundante jabón. Si observas que queda jabón atrapado mientras vas limpiando, no te preocupes, con  el agua saldrá fácilmente.
  4. Aclara y seca: Una vez hecho todo, seguidamente hay que enjuagar con suficiente agua limpia. Utiliza un manguera común hay que evitar que el agua salga a presión, fácilmente puedes usar un recipiente con agua e ir aclarando. Cuando vayas a secar usa un trapo o paño de algodón, verifica que  no queden restos de pelusa o hilillos en las piezas de la bici.
  5. Desengrasa la cadena: Como ya se mencionó, el desengrasante puede ser líquido o en spray y se debe aplicar en la unión de la cadena y la rulina del cambio trasero. De esta manera lograrás desengrasar la cadena y quitar los restos de grasa quemada de la rulina. Cuando hayas culminado este pasó, frota un paño sobre la cadena para retirar el exceso de desengrasante o líquido que haya quedado.
  6. Engrasa la transmisión: En este proceso,debes usar aceite especial para transmisión de bicicleta, rulina de cambio y desviador delantero. Es importante saber que con una cantidad mínima es más que suficiente, no es necesario exagerar con la aplicación.

   Luego de aplicar el aceite, procede a mover la cadena por cada uno de los platos y piñones para terminar de engrasar completamente las demás piezas de la transmisión

  • Engrasa los cables: Y como último paso, pero no menos importante, hay que aplicar un poco de aceite en los cables de la transmisión. Separa las fundas y aplica con un paño la grasa en los cables de manera uniforme.

Una vez listo hecho esto habrás concluido con el proceso de limpieza y engrase de la transmisión de tu  bicicleta, ahora ya estará reluciente para iniciar una nueva rutina de uso.

Es importante hacer un mantenimiento general a todo tipo de vehículo cada 15 días o cuando se considere necesario. De este proceso dependerá la vida útil y el adecuado desempeño al usarlo, también se recomienda emplear siempre los materiales correctos de limpieza que no dañen la cubierta ni la pintura.

Deja un comentario